Música, Videos

Íconos latinoamericanos fundamentales en la música

Íconos latinoamericanos. VoxBox.

Música.- Cumbia, tango, son cubano, merengue, guaracha, mambo, salsa, rumba, chachachá, ranchera, bolero latino, samba, bachata, vallenato, rock latino, trova latina, rumba, texmex, ritmos gruperos, fusiones de géneros con nuestro toque único, y bueno, por qué no decirlo (y nos guste o no a los más esnobs), también tenemos reguetón.

Y solo en enumerar géneros y subgéneros podríamos crear un gran problema.

Ya lo sabemos: los seres humanos llevamos la música en la sangre. Pero (y sin parecer demasiado orgullosos) ¿no te parece que los latinos además llevamos un ritmo jovial en el alma, que destaca con su curiosa alegría en medio de la adversidad? No nos creas: lo dicen nuestros ritmos de cosecha propia, creado por nuestra sabiduría popular y nuestras grandes figuras.

Es por eso que esperamos que te suene a obviedad, y si no, no nos cansaremos de repetirlo: América Latina, en su conjunto, tiene una constelación de estrellas que no tiene nada que envidiar a otras regiones del mundo, además que ha dejado un legado en su historia que puede considerarse patrimonio de la humanidad. Y por supuesto, un estilo propio que nos distingue y fusiona al mismo tiempo con el resto del mundo.

Dicho esto, tienes que estar consciente de que todo intento de lista será siempre insuficiente. Aun así, por orgullo es necesario hacer un recordatorio y un breve recorrido, como el que te traemos ahora.

Y como pecaremos en grande al hacer una lista tan breve como esta, que no alcanzará a hacer verdadera justicia, te pedimos a ti, lector que ama y sabe lo nuestro, que en el espacio de comentarios agregues a toda superestrella no mencionada, que consideres que es un ícono fundamental, una lumbrera que pertenece a nuestro patrimonio.

Sin más preámbulo, te traemos a algunos íconos fundamentales de la historia de nuestra música.

Carlos Gardel

Esto decía Jorle Luis Borges de Gardel: “El tango antes, bueno, la letra era más bien obscena, algo muy alegre. El acto de bailar era una especie de simulacro del coito, digamos, que luego Gardel hizo sentimental”. Borges hubiese amado el reguetón, de acuerdo con esto. Pero dejando de lado al escritor, lo que sí es cierto es que Gardel le dio al tango el hálito poético que hoy conocemos.

Chabuca Granda

Chabuca rompió la estructura rítmica convencional del vals peruano, y sus melodías, de tesitura muy amplia, alternaron el nuevo lenguaje que propuso con el de los antiguos valses de salón. Su producción también revela una estrecha relación entre letra y melodía, que fue variando con el tiempo hacia una tendencia poética cada vez más sintética. Chabuca Granda es, al igual que el resto de esta lista, un género en sí misma.

Atahualpa Yupanqui

Su nombre, en quechua, quiere decir “el que viene de lejanas tierras para decir algo”. Y jamás un nombre ha sido más apropiado.  Atahualpa promovió la admiración de mucha gente en todo el mundo por el simple hecho de cantar a su tierra, de cantarle a la tierra, a nuestra tierra, y de cantarle a los hombres y a los seres que la habitan, que la transitan. Como dato interesante: Édith Piaf lo invitó a actuar en París el 7 de julio de 1950

Carmen Miranda

Precursora del tropicalismo, no solo llegó a ser la mujer mejor pagada de Estados Unidos durante los años cuarenta, sino que también fue la primera personalidad latina con una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood, la tercera persona más popular de EE. UU. y la primera en firmar un contrato con una emisora de radio en Brasil (en los años treinta). De clubes nocturnos, teatros y otros espectáculos, acabó incorporándose a la industria del cine.

Facundo Cabral

Hombre lleno de música, de anécdotas, poesía, relatos y andanzas, cuya música, una mezcla de canción protesta y reflexión, lo llevó a recorrer los escenarios del mundo. Más aún: Cabral fue un ciudadano de este país llamado Tierra. Un rebelde, un filósofo del pueblo, una voz improbable, una vida casi inenarrable. Elegir una sola de sus canciones ha sido un reto monumental.

Alfredo Zitarrosa

Eduardo Galeano nos contaba que San Pedro pidió a Alfredo que cantara una milonga cuando llegó a las puertas del cielo. Alfredo cantó una, dos o cien. Lo que ocurrió después que nos lo cuente el propio Galeano: “Entonces Dios, que andaba por ahí pastoreando nubes, paró la oreja. Y esa fue la única vez que Dios no supo quién era Dios.”. ¿Algo más?

Violeta Parra

¿Alguien de verdad no conoce esta canción? Seguramente la conocen por Mercedes Sosa, seguramente pensaste que era de ella, pero no, la autora de tan hermosa pieza es Violeta. “Desde que se fue Violeta, enlutando la poesía, se ensañan con los poetas las faltas de ortografía”, canta Sabina. Y no solo enlutó la poesía, sino a todo un continente.

Sérgio Mendes

Mendes, para quien no sepa, grabó álbumes con Cannonball Adderly, Herbie Mann y llegó a tocar en el Carnegie Hall. Cuando se estableció definitivamente en Estados Unidos, en 1964, compuso la música de la película The Look of Love, y ofreció conciertos para los presidentes Lyndon Jonhson y Richard Nixon. Un representante máximo de la música de nuestro continente.

Víctor Jara

La figura de Víctor Jara es un referente mundial de la canción protesta y uno de los artistas más emblemáticos del movimiento músico-social llamado Nueva Canción Chilena. Su ideología comunista se refleja en su obra artística, de la que fue pieza central. La universalidad de Víctor Jara y de la Nueva Canción Chilena es algo innegable, y este último intenta reaparecer a través de las nuevas generaciones. Un ícono con toda la propiedad de la palabra.

Chavela Vargas

En los años cuarenta, en México, tocó en el club más elegante del país. Se puso tacones, se soltó la melena y se maquilló… para acabar tropezándose en el escenario. Y ese que ese look no era de ella: lo suyo era pasión absoluta, transmitía de verdad sus canciones, canalizaba todo el dolor que había en cada una de las palabras que escribía el mítico creador de música ranchera José Alfredo Jiménez. Cantaban, se divertían y bebían tequila hasta caer desplomados. Como los grandes que eran.

José Alfredo Jiménez

No hay mucho que agregar aquí. Nada que podamos decir que no hayamos dicho ya. Si alguien todavía incurre en la infamia de no conocerlo, bastará con esta lista de canciones que nos dejó, un genuino legado: Camino de Guanajuato, Ella, El rey, La media vuelta, Un mundo raro, Tu recuerdo y yo, Tu enamorado, Serenata huasteca, Tú y las nubes, Que te vaya bonito, El caballo blanco, El jinete, Te solté la rienda, Sonaron cuatro balazos, Corazón, corazón, Serenata sin Luna, Amanecí en tus brazos, La mano de Dios, Retirada, Llegó borracho el borracho, Declárate inocente, Si nos dejan, Cuando vivas conmigo, Pa’ todo el año, Palabras del cielo, No me amenaces. Y la lista sigue. ¿Alguna duda?

VoxBox.-

Previous ArticleNext Article

1 Comment

  1. Pingback: VoxBox

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *