Detalles

¿Comprarías en una subasta los calzoncillos de Hitler?

Calzoncillos de Hitler. VoxBox.

Alexander Historical Auctions, del estado de Maryland, subastará en línea a partir del 13 de septiembre unos calzoncillos de Hitler. Sí, así de absurdo como suena.

Detalles.- Acaba de salir el nuevo iPhone y el consumismo lo andamos a flor de piel, así que tal vez te interese mucho saber que la casa de subastas Alexander Historical Auctions, del estado de Maryland (EE. UU.), subastará en línea a partir del 13 de septiembre unos calzoncillos de Hitler.

Sí, pertenecían a él, los usó él. No, no es broma.

Por alguna razón que desconocemos, a los subastadores se les ocurrió describir la prenda, que es de lino y de color blanco a rayas, como “sorprendentemente grande” (guiño, guiño).

Por si esto no te termina de convencer, cuenta con un monograma de las iniciales del líder nazi (A. H.) en la parte superior derecha, cerca de la bragueta. “No es ningún secreto, por supuesto, que Hitler era en general atrevido a la hora de vestir y prefería la ropa más suelta”, subraya la casa de subastas. Polonia podría dar fe de ello.

Según señalan desde Alexander Historical Auctions, la prenda tendrá un precio estimado de salida de entre USD 4,000 y USD 5,000 y al parecer fue dejada por Hitler en la habitación del hotel Parkhotel Graz, en Austria, durante su estadía en abril de 1938. La familia austriaca que dirigía en ese entonces el lugar, mantuvo la ropa interior durante décadas en su poder. El nieto de los anteriores propietarios recientemente decidió subastar el peculiar objeto.

¿Se imaginan una familia austriaca guardando como un gran tesoro los calzones del dictador? Una escena tierna que daría para una película de Disney.

Otros objetos menos escandalosos

Alexander Historical Auctions incluye en su catálogo un ejemplar firmado del polémico libro de Adolf Hitler, Mein Kampf (“Mi lucha”), que se espera sea vendido por unos USD 20,000.

También será subastado un globo terráqueo que pertenecía al dictador, y que fue tomado como recuerdo por un soldado estadounidense de su casa en Baviera, al final de la Segunda Guerra Mundial.

VoxBox.-

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *