Detalles

Guatemala no está sola: otros casos de corrupción en Centroamérica

Corrupción. VoxBox.

Guatemala no está sola en la corrupción, pero sí ha sido la única con los ovarios bien puestos como para destituir a un presidente en turno.

Detalles.- Guatemala ha estado en el ojo del huracán desde el fin de semana: la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala declaró, entre otras cosas, que el presidente Jimmy Morales no presentó reportes de gastos de campaña al Tribunal Supremo Electoral.

Pero Guatemala no está sola: sus países hermanos también han tenido —tienen— la cola pateada por casos sonados de corrupción. No está sola, pero sí ha sido la única con los ovarios bien puestos como para destituir a un presidente en turno (aunque luego eligió a un “comediante” para ocupar la silla).

Aquí te dejamos un pequeño recuento de los casos más sonados de corrupción en los últimos años:

Honduras

La oposición política y los hondureños han denunciado en los últimos dos años numerosos actos de malversación de fondos y lavado de dinero. La corrupción llegó hasta las esferas más altas cuando el presidente, Juan Orlando Hernández, aceptó que diez cheques de un desfalco al Instituto Hondureño de Seguridad Social (cerca de USD 200 millones) entraron a sus cuentas de campaña. Hernández se declaró inocente y dijo que desconocía el origen del dinero. Ariel Varela, uno de los disidentes políticos que fue hasta Washington a denunciar públicamente al presidente, dijo: “Hay elementos que apuntan a que el presidente de la República y cercanos a él recibían fondos del Seguro Social”. En ese escándalo, según Varela, también estarían involucrados “el mismo fiscal y su adjunto”. Para luchar contra la corrupción, varios sectores pedían la creación de una comisión como la que trabaja en Guatemala (que ayudó al juzgamiento del expresidente Otto Pérez Molina).

El Salvador

El Salvador ha firmado convenciones anticorrupción de las Naciones Unidas y es vigilado de manera constante. Sin embargo, los ciudadanos protestan, entre otras razones, por la presunta malversación de fondos entre las fuerzas militares, el sector salud y las obras públicas. Uno de los casos más escandalosos ha sido el del expresidente Francisco Flores, fallecido el 30 de enero de 2016, luego de guardar prisión por el desvío de USD 15 millones donados por Taiwán para ayudar a las víctimas de los terremotos de 2001.

También están los casos de Elías Antonio Saca, también expresidente del país y que actualmente está en prisión por lavado de dinero, agrupaciones ilícitas y peculado (apropiarse de dinero del Estado). También está el caso de Mauricio Funes, quien actualmente se encuentra asilado en Nicaragua, después de que la Fiscalía de su país llevó una investigación en su contra por enriquecimiento ilícito, tráfico de influencias, lavado de dinero y peculado.

Costa Rica

Este país ocupa el puesto 49 del Índice de Percepción de Corrupción de Transparencia Internacional, bajo el rótulo de “corrupción media”. De acuerdo con expertos, numerosas obras sociales están estancadas por culpa de la corrupción y la ineficiencia. En su historia reciente hay dos casos que recordar: los de los expresidentes Rafael Ángel Calderón (1990-1994) y Miguel Ángel Rodríguez (1998-2002). El primero fue culpable de recibir USD 440,000 a cambio de beneficiar a empresas que vendían equipos médicos al Seguro Social. El segundo fue intermediario, como presidente, para que la firma Alcatel recibiera millonarios contratos. Fue dejado en libertad.

Guatemala

La caída del presidente guatemalteco Otto Pérez ha sido uno de los sucesos más recordados de los últimos años. Acusado por las protestas multitudinarias en todo el país, Pérez tuvo que dimitir de su cargo y entregarse a la justicia, que aún lo investiga por ser el supuesto líder de una red de corrupción llamada La Línea, junto con su vicepresidenta (también capturada), Roxana Baldetti. La Línea era una organización que hacía cobros ilegales a los importadores en las aduanas principales, lo que produjo un hueco fiscal en las arcas de impuestos del país. Por esa actividad, Pérez habría percibido cerca de USD 1.5 millones a lo largo de un año. Las pruebas reunidas por la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), liderada por el colombiano Iván Velásquez, que interceptó cerca de 89,000 llamadas suyas y de sus cercanos, y tenía en sus manos por lo menos 6,000 correos personales, sirvieron para acusarlo de asociación ilícita, cohecho pasivo y defraudación aduanera.

La misma Cicig ha vuelto a actuar, esta vez contra el presidente Jimmy Morales, porque presentaron las evidencias para considerar “la posible comisión de delitos de financiamiento electoral ilícito y financiamiento electoral anónimo”.

Así que sería válido decir que el sueño morazanista se cumplió: Centroamérica está unida, en la corrupción, pero unida al fin y al cabo.

VoxBox.-

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *