Detalles

Daniel Ortega abusó sexualmente de su hijastra por 20 años

Zoilamerica Ortega Murillo. VoxBox.

Zoilamérica Ortega Murillo declaró contra su padrastro y actual presidente de Nicaragua el 22 de mayo de 1998, cuando tenía 31 años, asegurando que los abusos comenzaron a los 11 años.

Detalles.- “Afirmo que fui abusada y acosada sexualmente por Daniel Ortega Saavedra, desde la edad de 11 años, manteniéndose estas acciones por casi veinte años de mi vida”, así comenzó el amargo relato de Zoilamérica Ortega Murillo, hijastra de Daniel Ortega, presidente de Nicaragua.

Zoilamérica hizo esta declaración el 22 de mayo de 1998, cuando tenía 31 años, asegurando que los abusos en su contra fueron ‘desde 1978 hasta febrero de 1998’.

“Denunciar esta cadena consecutiva de hechos no me ha sido fácil, he tenido que vencer el fatalismo y el miedo a responder preguntas que formulé desde el fondo de mi ser, tales como: ¿Por qué me tuvo que suceder eso? ¿Qué hice yo para merecer la vida que tuve? Las respuestas me reclamaban despertar y rebelarme ante los grilletes impuestos” se lee en aquella declaración.

Zoilamérica Ortega Murillo tiene ahora 50 años, tres hijos, una pareja y es socióloga.

Conoció a su padrastro en 1978 en Costa Rica, en medio de otro exilio, el del proceso de revolución en Nicaragua.

Más tarde lo denunció públicamente por violación, un abuso sexual que, según afirma, se inició desde el mismo año en que lo conoció en una casa de seguridad en San José.

Vivió en primera fila la relación de la pareja que gobierna desde el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), y hoy, es una de las voces en contra de la concentración de poder que se sufre en el país vecino.

Desde el 2013, Zoilamérica vive autoexilada en Costa Rica, junto a su esposo, un boliviano expulsado de Nicaragua por supuesta persecución política.

Daniel Ortega Saavedra nunca fue llevado a los tribunales por la denuncia de su hijastra, por esas estrategias políticas de alianza o subordinación de funcionarios en las instituciones públicas de Nicaragua que obedecen a las órdenes de un partido político, un caudillo y no a la ciudadanía.

La entonces juez Juana Méndez, hoy magistrada de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) como premio a su lealtad a Ortega, archivó la causa aduciendo que los hechos habían prescrito.

El poder detrás del trono

Después de la denuncia de su hija, la hoy poderosa vicepresidenta de Nicaragua se hizo al lado de Ortega y no le dio crédito al señalamiento de abuso.

Rosario Murillo, de acuerdo a diversos señalamientos, es en realidad quien ejerce en la práctica como mandataria, da mensajes diarios a la nación, nombra y destituye ministros, sale al exterior como canciller, dirige a los alcaldes sandinistas y sin la venia de ella no se mueve nada en el Gobierno.

En tanto, Ortega se ha quedado como el líder de las estrategias de un Gobierno que se encamina a la reelección y recién eliminó a la oposición política en la contienda electoral y en el parlamento nicaragüense.

VoxBox.-

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *