Opinión, Tips, Trending

TOP 10: Personajes masculinos extraordinarios de “Canción de hielo y fuego”

Canción de hielo y fuego, saga de novelas que inspiró la serie Juego de Tronos, nos ofrece personajes memorables que representan todo un reto a lo hora de hacer un top. Veamos qué tal me va.

Opinión.- Este top es complemento del anterior. No sé si lograré mi cometido, el de ser lo suficientemente justo. He dejado fuera a los Clegane (Gregor y Sandor), a Rorge y Mordedor, a Lim Capa de Limón y a todos esos que son grandes guerreros, muy fuertes, pero que consideré que necesitan algo más para considerarse extraordinarios.

Por otro lado, con mucho pesar dejé fuera a Caramanchada, ser Duncan El Alto, ser Barristan Selmy, Belwas el Fuerte, Khal Drogo y Daario Naharis. Además que a Brandon y Benjen Stark (hermanos de Ned), Jon Snow y Rob Stark, todos grandes guerreros, pero que gozaron demasiado del favoritismo del autor de la saga, por lo que consideré necesario darle oportunidad a otros personajes.

Bran Stark (hijo de Ned), Morroqo, Thoros de Myr y cualquier otro ser mágico los dejé fuera, porque ganarían un lugar alto solo por esas habilidades superhumanas.

Lo mismo hice en el post anterior, pero el lector no fue tan benevolente.

Así que, como notará, esto también pudo haber sido un top 20, pero mejor me quedo con 10. Huelga añadir de nuevo una advertencia, para quienes no han visto la serie ni leído la saga de Martin. Esta vez con un meme en boca de Jon Snow:

Al ser esta una saga de fantasía oscura es natural que aparezcan un sinfín de situaciones imposibles. El autor maneja bien la verosimilitud dentro de su propio universo, por lo que no resulta relativamente complicado elegir a unos que destacan por sobre los demás, a través de características muy concretas. Algo espero poder comunicar, según lo que entiendo por extraordinario. Comencemos…

10. Varys

Si he dejado a otros hombres grandes fuera, ¿por qué la Araña está aquí? Bueno, porque a su manera es un sobreviviente. Pero no solo eso: logró llegar a lo alto, tal vez con métodos cuestionables, por supuesto, pero logró granjearse la amistad y el temor de grandes reyes y señores.

Todo lo que diga Varys puede cuestionarse, pero si hacemos caso de su relato fue esclavo en Lys, miembro de una compañía de comediantes, sobrevivió a un ritual de sangre y vivió en la calle mendingando y robando, llegando a convertirse en alguien temido. No sabemos si sabe pelear o blandir la espada, pero es un absoluto maestro del disfraz, una prueba real de que las apariencias engañan. Un día con polvos y perfume, otro día vestido de negro, con botas y olor a vino agrio. Además que su experiencia le enseñó algo importante: vale más la información que el oro y las gemas. Así que Varys siempre pudo anticiparse a lo que fuera, tanto así que incide en todos los acontecimientos principales de la saga de Martin, que es por decir poco.

9. Donal Noye

Donal Noye era el herrero de la Guardia de la Noche. Además de eso es un hombre demasiado humilde, que prefiere pasar desapercibido. Así que por él mismo poco sabemos, pero los hechos y las historias de los demás alimentan su leyenda.

Sirvió a la casa Baratheon y forjó la famosa maza de Robert y la primera espada de Stannis. Como herrero, un habilidoso sin igual. Herido en batalla se infectó su herida y tuvieron que amputar su brazo. Decidió unirse a la Guardia y demostró desde el principio su valía.

Noye fue mentor de Snow y le enseñó a ganarse a sus compañeros. Cuando curaron las heridas de Jon, a Noye le bastó un solo brazo para inmovilizarlo y permitirle maniobrar al maestre Aemon. Mató con su único brazo a Mag el Poderoso, el rey de los gigantes y uno de los seres más temidos por la Guardia y el Pueblo Libre. Murió en el intento, pero ¿qué hombre en solitario sobreviviría al ataque de un gigante? Cuando el Pueblo Libre intentó entrar por la puerta que defendió Noye, simplemente resultó imposible. Un hombre que con un solo brazo valía por diez.

8. Mance Rayder

Aunque no quisiera, Mance Rayder tenía que estar aquí. La serie ni siquiera sacó una mínima parte de todos los logros de Mance. Solo unir al Pueblo Libre, ¿tiene idea de lo que a este hombre le costó? Cuando le dijo a Jon que solo por la fuerza se somete al Pueblo Libre, Mance lo decía literalmente. A algunos jefes de clanes tuvo que matarlos en combate singular, y a veces a sus hijos o segundos, a veces peleando con cuatro o cinco hombres al mismo tiempo, y en ocasiones tuvo que dejar en agonía a algunos hasta obligarlos a rendirse. Se convirtió en rey-más-allá-del-muro porque se ganó el respeto de todos. Los thennitas, las mujeres de la lanzas, los señores de los huesos, Tormund Matagigantes, hasta los gigantes con sus mamuts y los domadores de bestias (cambiapieles o wargs) reconocieron la valía de Mance.

Dentro de la Guardia de la Noche, en una ocasión, Jon Snow entrenaba con tres de los mejores muchachos, combatiendo con espadas romas. Venció a los tres de una vez, lo cual dice mucho de las habilidades de Jon (hay quienes afirman que podría estar entre las mejores espadas de los Siete Reinos). Pero cuando peleó contra Mance Rayder por práctica no tuvo ni una sola oportunidad. Ni una sola. Hasta Jon recibió una lección de humildad con tremenda paliza. Espero que un día se anime a leer esa pelea, que aparece en Danza de dragones.

7. Jaime Lannister

A lo largo de todas las novelas de la saga tuve mis dudas con Jaime. Pero a estas alturas ya no sé si es un hombre bueno o malo. Es fiel a la casa Lannister y haría lo que fuera por su hermana, pero en el fondo Jaime es un verdadero caballero, como lo demostró con Brienne de Tarth, con los asedios que logró finalizar en treguas y sin ninguna muerte, y con sus hazañas de juventud, donde el mismísimo Arthur Dayne lo armó caballero.

Grandes leyendas de la Guardia Real reconocían la valía de Jaime, incluso el Rey Loco. Brienne de Tarth, cuando llevaba a Jaime de prisionero, tuvo demasiadas dificultades para mantenerlo a raya, y eso que estaba famélico y encadenado. La serie no le hace justicia a esa pelea, pero en las novelas ella misma lo piensa sin darle el gusto de saberlo, donde reconoce que en otras circunstancias él la habría vencido (y no olvidemos que Brienne casi no pierde ni una pelea a lo largo de la saga).

6. Victarion Greyjoy

Si acaso hay algún tipo de cadena alimenticia o niveles de poder, George R. R. Martin creo que debe tener en alto a este hijo del hierro. Cuando un hombre lo ofendió fue capaz de matarlo usando una sola mano, estrangulándolo sin que pudiera hacer nada. Sabe pelear usando las dos manos y sin importar si es tierra firme o alta mar, en medio de una tormenta. A pesar de estar en el océano usa armadura, pero jamás alguien ha logrado derrotarlo.

Y es que a pesar de tener la fortaleza de un monstruo, jamás ha subestimado a un enemigo y no deja que su orgullo lo nuble. Es inmensamente religioso, se encomienda a su dios Ahogado, y ha demostrado tener don de liderazgo, por lo que su actual expedición a Essos ha sido todo un éxito. Quedará pendiente para las siguientes entregas de Martin si logra domar a los dragones (tiene en su poder el Cuerno del Dragón de la antigua Valyria) o si tal vez logra una alianza con Daenerys Targaryen.

5. Jaqen H’ghar

Si el anterior era un monstruo, a este sujeto no sé cómo considerarlo. Pero mágico no es: solo se trata de uno de los miembros más habilidosos de los Hombres sin Rostro. Actualmente su paradero es desconocido, aunque podría estar en la Ciudadela, dada la descripción de un personaje que se encuentra allí. Este hombre es un arma letal ambulante. Incluso Rorge y Mordedor, considerados dos de los peores criminales de Desembarco del Rey (y uno de ellos fue el único que venció a Brienne de Tarth), le tenían un respeto que roza en el temor. Veamos este fragmento con Arya Stark:

—Estoy buscando a Jaqen —dijo—. Tengo un mensaje para él.

Rorge se detuvo. Algo brilló en sus ojos… ¿sería posible que tuviera miedo de Jaqen H’ghar?

—En los baños. Fuera de mi camino.

Arya se dio media vuelta y salió corriendo veloz como un ciervo, volando sobre los guijarros hasta que estuvo al lado de los baños. Jaqen estaba sumergido en una bañera, rodeado de vapor, mientras una criada le echaba agua caliente por encima de la cabeza. La larga cabellera, roja por un lado y blanca por el otro, le caía sobre los hombros húmeda y pesada.

Se acercó silenciosa como una sombra, pero él abrió los ojos.

—La chica camina con pasitos de ratón —dijo—, pero uno oye.

«¿Cómo me ha podido oír?», se preguntó, y pareció como si también eso lo oyera.

—El sonido del cuero contra la piedra canta más alto que un cuerno de guerra para uno con los oídos atentos. La niña lista va descalza.

Los Hombres sin Rostro son la combinación letal de religión, sabiduría y el arte de asesinar en todas las formas posibles. Así que imagínese… era imposible no mencionarlo…

4. Arthur Dayne, la Espada del Amanecer

Eddard Stark, Barristan Selmy y Jaime Lannister, en distintos momentos de la saga, reconocen cada uno por su lado que Dayne era el mejor guerrero que hubieran conocido. Solo eso ya debería bastar para justificar situarlo entre los mejores. Pero agreguemos un poco más. Era un hombre sabio, justo, inteligente, caballero y líder. Incluso el pueblo alrededor de los Siete Reinos lo amaba, ya que cualquier cosa que uno de sus hombres hiciera él respondía y pagaba cualquier deuda o daño. Llevaba las peticiones del pueblo llano al rey Aerys II y siempre estuvo de parte de los más necesitados. Omitiendo el suceso de su muerte, prácticamente nadie pudo derrotarlo jamás en combate singular.

¿Cómo se supone entonces que participó en el secuestro de Lyanna Stark? Bueno, de eso da para hablar en otro post. No sé si me pondré a escribirlo, porque creo que ya no hay mucho que añadir. Pero en relación con su figura, Arthur Dayne era llamado la Espada del Amanecer porque llevaba consigo a Albor, un mandoble que solo puede blandir el mejor guerrero de los Siete Reinos y forjado con el corazón de una estrella caída del cielo. Y nadie volverá a blandirlo hasta que aparezca otro guerrero digno, lo cual se ve muy lejano.

3. Tyrion Lannister

Si este fuera un top de los 10 más astutos, o bueno, de los 10 más inteligentes, no dude que estaría en el número uno. Sin embargo, a pesar de lo extraordinario que resultan todos los demás, ¿cómo pudo escalar hasta aquí? No solo el campo de batalla lo es todo para convertirse en alguien extraordinario. Tyrion ha demostrado su valía en cada cosa que ha emprendido y se ha ganado la simpatía y el odio (más por envidia de su ingenio que por otra cosa) de cuanta persona haya conocido. Y gracias a su inteligencia ha sabido burlar la muerte en demasiadas ocasiones.

Cualquier tarea que se le ha encomendado, incluso en situaciones adversas, ha sabido llevarlas a buen puerto, porque su capacidad de análisis y de resolución de problemas es superhumana. Se ha llevado la peor parte en muchas ocasiones y en todas nadie lo ha reconocido (como todo lo que vivió en Desembarco del Rey), pero uno como lector lo capta de inmediato: sin Tyrion todo habría estado perdido en la mayoría de situaciones donde intervino. Le doy mis palmas a Martin por este personaje, porque con una habilidad de escritor que merece respeto ubicó a la inteligencia por encima de la fuerza.

2. Oberyn Martell

Oberyn es un hombre amoral. ¿Cómo podría estar aquí? Creo que varios de los mencionados arriba podrían matarlo, aunque tal vez Oberyn sea capaz de llevárselos consigo, porque sus armas las mantenía envenenadas y el más leve roce podía ser letal.

Pero Oberyn era un hombre de otro mundo. Mientras todos siguen una mentalidad lineal y acorde a una sola moral, Oberyn representa en la saga a un hombre sin tiempo, a alguien que está más allá de los convencionalismos. Antes prefirió vivir que cumplir con su deber de miembro de la casa Martell. Viajó por todo el mundo, peleó contra los guerreros más fuertes adondequiera que llegó, incluso arriesgó su vida sirviendo en los Segundos Hijos, donde pudo haber muerto como simple mercenario, pero incluso así formó su propia banda. Conoció a mujeres y hombres de todas las lenguas, nacionalidades y clases sociales, viajó a la Ciudadela solo porque le dio la gana de estudiar, pero al final no hizo los votos de maestre y siguió con su vida.

Y no solo eso. Cuando se quedó con Ellaria Arena la reconoció ante todo el mundo, con mucho orgullo, sin importarle el qué dirán sobre su condición de bastarda y además amante. También reconoció a todas sus hijas bastardas, engendradas en las más variopintas circunstancias. Les enseñó el arte de la guerra (ganándose el apodo de Serpientes de Arena), les quitó de la cabeza todo convencionalismo y las preparó para ser mujeres diferentes a lo que suelen ser todas en los Siete Reinos. Me encanta recordar esa frase que le dice a sus hijas, cuando les explica los vaivenes del amor:

Si queréis casaros, casaos. Si no, tomad el placer allí donde lo encontréis. Demasiado escasea ya en el mundo. Pero elegid bien: si os cargáis con un imbécil o con un bestia, no me pidáis luego que os libre de él. Ya os he dado instrumentos para que lo hagáis vosotras solas.

Ingenioso, divertido y mordaz. ¿Qué más añadir? Todo el que lo conocía se sorprendía por su extraordinaria visión de mundo. Incluso logró aturdir a Tyrion el día que lo conoció. Ah, sí: la pelea recreada en la serie no es nada. En la novela se evidencia que la Montaña jamás tuvo la menor oportunidad… eso sí… en combate singular gana quien mata al oponente, y eso, ni modo, lo logró la Montaña, porque así lo quiso el autor.

1. Rhaegar Targaryen

Ni modo… los Targaryen dentro de la saga son demasiado especiales. Así como Dany es una mujer extraordinaria, Rhaegar es un hombre fuera de serie, merecidamente reconocido como un ser peculiar.

Desde que aprendió a leer, es decir, desde que era solo un niño, comenzó a hacerlo con una voracidad, disciplina y dedicación, que todos pensaban que Baelor el Santo había reencarnado. Llegó a tener una inteligencia y sabiduría impropia de su edad. Pero un día, como si nada, siendo jovencito decidió que quería convertirse en caballero, y a los 17 años lo logró como nadie. Parecía ser que los libros le habían dado algún tipo de iluminación, ya que de repente Rhaegar emprendía cualquier cosa y la coronaba con éxito. Así que se convirtió en un caballero destacado en las artes de la guerra, al mismo tiempo que en un gran músico y compositor, con capacidad para conmover a quien lo escuchara.

Cuando menos se dio cuenta, Rhaegar era un showman. Cersei Lannister mencionó en alguna ocasión que si el pueblo ovacionaba a Aerys II, el doble de multitud ovacionaba a Tywin… pero ninguno de los dos llegaba a la mitad de las ovaciones que alcanzaba Rhaegar. Ser Barristan Selmy sirvió a tres reyes y él estaba seguro que Rhaegar habría sido mejor que los tres. Otros personajes a lo largo de la saga opinaban lo mismo.

Rhaegar despertaba admiración y envidia a partes iguales. Perdió en combate singular contra Robert Baratheon, pero además de esa circunstancia de la guerra nadie pudo derrotarlo en ningún torneo o combate singular, e incluso derrotó a Arthur Dayne, su mejor amigo. Por otra parte, Rhaegar parece el clásico personaje demasiado perfecto y sin embargo era un hombre melancólico, que sentía una tristeza no expresada, una desesperanza oculta. Lo casaron con Elia Martell y parecía que se amaban. De esa unión nacieron dos hijos.

No fue hasta que conoció a Lyanna Stark que todo su mundo dio vuelta. Pero esa es otra historia.

* * *

Creo que lo mencioné en el post anterior: Martin posee una habilidad para decir desde lo no dicho. En otras palabras, administra con sabiduría la información que nos transmitirá a través de la narración y espera que nosotros nos tomemos la molestia de deducir. ¿A quién le gusta la lectura que lo dé todo en la boca? A mí no.

Hay muchos personajes de Canción de hielo y fuego que no inciden directamente en la trama, pero sabemos que por ellos todo está ocurriendo. Es decir, la historia contada en la saga es la consecuencia de la historia no contada, que solo ella, de por sí, es una maravillosa épica. Estoy seguro que Martin no es el primero en intentar esto como una técnica literaria. Pero en definitiva lo logra con un gran mérito.

VoxBox.-

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *