Trending, Videos

Denuncian la perversión sexual del Maestro Roshi… un poco tarde

Maestro Roshi. VoxBox.

Las aventuras de Goku buscando reunir las siete Bolas de Dragón poco tienen que ver con los vicios del Maestro Roshi, quien se presenta como un referente sabio y entrañable.

Trending.- Fue el encargado de entrenar a Goku y a Krillin en Dragon Ball. Estuvo entre las resurrecciones de Goku y los malos humos de Vegeta: un anciano bigotudo con espalda de caparazón sacaba la mano a pasear cada vez que se cruzaba con una mujer. Ese era el Maestro Roshi.

Nos pasamos la infancia viendo a este acosador y ningún padre lo supo. Hasta ahora.

Un grupo de madres japonesas ha denunciado la perversión del Maestro Roshi ante una organización que regula la ética en el país nipón. Las madres se quejaron formalmente alegando que: “Un hombre mayor toca el cuerpo de mujeres jóvenes y trata de ver su ropa interior en contra de su voluntad. Estas escenas son irrelevantes para la historia”.

Efectivamente, las aventuras de Goku buscando reunir las siete Bolas de Dragón poco tienen que ver con los vicios de Roshi, quien se presenta como un referente sabio y entrañable, pero esta caracterización ayuda a validar un abuso sexual que a menudo se presenta como chiste. La tontería del viejo senil.

“Me gusta ver el programa con mi hijo cada fin de semana, pero es inapropiado que los niños vean esto en un anime”, señala la queja de las madres japonesas.

Son casi 30 años viendo cómo fluye la sangre de la nariz de Roshi cuando contempla las bragas de una mujer, cuando ve a una mujer desnuda, cuando mira porno, cuando se lo imagina… Todo el tiempo, porque el chiste es irrelevante, pero increíblemente redundante”, añadió otra de las madres indignadas.

De manera que cabe hacernos una pregunta: ¿por qué nunca dijimos nada?

Los abusos del anciano eran un secreto a voces. Nuestros padres, o no lo vieron en estas escenas o no lo quisieron ver:

Y en Dragon Ball Super intentó superar su “problemita”:

VoxBox.-

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *