Cine, Diversidad, Sexualidad

Películas imprescindibles de temática LGTBI

Día Internacional del Orgullo LGBTI. VoxBox.

En el Día Internacional del Orgullo LGBTI te dejamos un listado de películas que giran en torno a esta temática. Así que saca la bandera arcoíris y disfruta:

Cine.- Hoy, día 28 de junio, y como cada año, se celebra el Día Internacional del Orgullo LGBTI: una necesaria reivindicación de carácter festivo por los derechos del colectivo lésbico, gay, transexual e intersexual, cuyo máximo exponente a nivel nacional se encuentra localizado en las calles madrileñas durante la actual WorldPride 2017.

Por eso, aquí hay algunas películas imprescindibles de temática LGBTI. Así que saca la bandera arcoíris y disfruta:

Muchachas de uniforme (Mädchen in Uniform, 1931)

Basada en la obra Gestern und heute, de la dramaturga y novelista alemana Christa Winsloe, Muchachas de uniforme, primera adaptación de la obra de teatro rodada en 1931, es considerada como la primera película en tratar abiertamente el lesbianismo. Dirigida por Leontine Sagan y Carl Froelich, trata la historia de Manuela, una joven a la que envían a un internado, donde se enamorará de su maestra.

Domingo, maldito domingo (Sunday Bloody Sunday, 1971)

Después de maravillar a medio mundo y arrasar en los Óscar con Cowboy de medianoche, John Schlesinger firmó Domingo, maldito domingo, con la que optó a su segundo premio de la Academia consecutivo a mejor director. La seriedad y rigor con las que Schlesinger se aproxima a los tabúes propios de la homosexualidad en los años setenta, y a las psiques de sus realistas y redondos personajes, complementa a la perfección al triángulo amoroso bisexual entre el matrimonio interpretado por Glenda Jackson y Peter Finch, y el joven Murray Head.

Mi hermosa lavandería (My Beautiful Laundrette, 1985)

El veterano director británico Stephen Frears firmó en 1985 Mi hermosa lavandería, un genial drama romántico salpicado de un inteligente humor, que supuso el primer gran papel principal del retirado Daniel Day Lewis en la gran pantalla. Además de explorar el romance homosexual entre Omar y Johnny, el filme introduce unas temáticas raciales que terminan de modelar un producto, cuanto menos, redondo.

Paris is Burning (1990)

La realizadora Jennie Livingston, de la mano del productor Harvey Weinstein, nos brindó el que es considerado como uno de los documentales LGTB más importantes de la historia del cine. Galardonado con el Gran Premio del Jurado en Sundance, Paris is Burning documenta el fenómeno de las competiciones de drag queens —conocidas como balls— que tenían lugar en las sociedades gay del Harlem neoyorquino de finales de los ochenta. Una pieza tan esencial para comprender la cultura drag de la época, así una historia como fascinante.

Criaturas celestiales (Heavenly Creatures, 1994)

La carrera de Peter Jackson dio un giro radical en 1994. Después de poner su sello a tres largometrajes tan pasados de vueltas como Mal gusto, El delirante mundo de los Feebles, y Braindead, el realizador neozelandés dejó la casquería y el humor para adultos a un lado y exploró su lado más sensible con Criaturas celestiales. El debut cinematográfico de Kate Winslet se alzó con el León de Plata en el festival de Venecia, gracias a su estimulante propuesta a modo de drama fantástico, basado en una historia real con la amistad entre dos compañeras de colegio como eje central.

Las aventuras de Priscilla, reina del desierto (The Adventures of Priscilla, Queen of the Desert, 1994)

Sin duda alguna, una de las cintas LGBT más celebradas de la historia. El premio del público recibido en el Festival de Cannes de 1994, y su magnífica acogida por parte de público y crítica, son tan solo dos síntomas síntomas del magnífico producto gestado por el realizador australiano Stephan Elliott.

Un autentico fenómeno de culto escudado por unas interpretaciones irrepetibles de Hugo Weaving, Guy Pierce y Terence Stamp, un humor difícil de igualar, una banda sonora soberbia, y un planteamiento de road movie en el que, como suele ocurrir en este tipo de producciones, sus tres protagonistas —dos drag queens y una mujer transgénero— realizan un viaje interior más importante que su recorrido a través del desierto.

Happy Together (1997)

Premiada en el festival de Cannes de 1997, con el galardón a mejor director para el hongkonés Wong Kar-Wai, Happy Together hace gala del indiscutible genio audiovisual de su autor, para retratar la historia de amor entre Lai y Ho. Una auténtica obra de arte que trasciende a la orientación sexual de sus protagonistas, en su recorrido por las etapas de toda relación romántica: de las más dolorosas, a las más tiernas y delicadas.

Boys Don’t Cry (1999)

La sorprendente ópera prima de la realizadora Kimberly Peirce, basado en su cortometraje homónimo, conforma un relato imprescindible sobre la identidad sexual en el que su protagonista femenina, Teena Brandon, decide reasignar la suya a la masculina como Brandon Teena. Hillary Swank da vida al personaje, en una genial interpretación que le sirvió en bandeja el primer Óscar de su carrera.

Todo sobre mi madre (1999)

La aportación española a la lista no podría venir de la mano de otro director que no fuese Pedro Almodóvar. Merecida ganadora del Óscar a mejor película extranjera, Todo sobre mi madre no solo conforma un excelente largometraje de alma tragicómica con un reparto absolutamente arrollador, sino el mejor trabajo del realizador manchego desde que se estrenase en 1999 con temáticas comprometidas, como la transexualidad como telón de fondo.

Tangerine (2015)

Alabada a nivel mundial, Tangerine, más que un filme al uso, es un pequeño milagro. El humor desmadrado que el realizador Sean Baker impregna a las aventuras y desventuras de la prostituta transgénero Sin-Dee Rella por las calles de Los Ángeles, termina de poner el broche de oro a una brillante producción sacada adelante con USD 100,000 y un teléfono móvil.

Carol (2015)

Carol, adaptación de la novela The Price of Salt de Patricia Highsmith, que dirigió Todd Haynes en 2015, pese a terminar yéndose vacío obtuvo la nada desdeñable cantidad de seis nominaciones a los Óscar de su año, incluyendo las de mejor actriz principal y secundaria, y mejor guion adaptado. No es para menos, ya que este drama romántico ambientado en los años cincuenta protagonizado por Cate Blanchett y Rooney Mara cuenta, además de con unas interpretaciones espectaculares, con un mimo vertido sobre cada aspecto de la producción verdaderamente envidiable.

VoxBox.-

Artículo previoSiguiente artículo
Antisistematizar es una forma de vida, es ir en contra del sistema, rompiendo moldes y atreviéndonos a hablar de temas que nos importan, como la política, la sexualidad, la cultura, la música y todo aquello que nos libera.

3 Comments

  1. Pingback: VoxBox
  2. Pingback: VoxBox

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *