Opinión

La anarquía según los millennials

Anarquía. VoxBox.

Estamos jodidos por esta generación (apodada con cierto dejo de sarcasmo, espero, como “millennial”) que prefiere las soluciones simplistas.

Opinión.- Recientemente leí en este mismo sitio una nota bastante deplorable sobre la “Anarquía como solución a la corrupción”.

¿Por dónde empezar?

Primero, queda patente el hecho de que la autora del texto no sabe ni siquiera remotamente de qué se trata la anarquía. Eso no es del todo censurable, de no ser porque vivimos en una era en la que basta escribir en el buscador la palabra en cuestión, para darse cuenta de que no se trata de una conceptualización que se deba tomar a la ligera.

¿Que si estamos jodidos? Estamos jodidos, sí. Por gente como tú. Estamos jodidos por esta generación (apodada con cierto dejo de sarcasmo, espero, como “millennial”) que prefiere las soluciones simplistas y los comentarios ligeros sobre problemas que son, nos guste o no, demasiado complejos.

“¿Qué haces cuando en tu país reina la corrupción? ¿Qué haces cuando no hay soluciones?”, pregunta. Pues te pones a estudiar, a trabajar y a dejar de ser indiferente. Ponerse a leer un poco no te vendría mal, querida amiga.

Pero luego, la misma autora, suelta el hígado: “Todos son corruptos. Roban. Mienten. Matan”.

Wow, ¿en serio? ¿Cuántos años de sesudos análisis te tomó escribir ese par de líneas?

Y continúa: “Lo preocupante es que los jóvenes, que eran la esperanza, han decidido seguir a los políticos…”.

Y aquí me gustaría detenerme un poco: en Latinoamérica hemos pensado por muchos años que la juventud es una especie de virtud a la que todos deberíamos aspirar, una suerte de Santo Grial de la plenitud y de la belleza y de todas esas porquerías que los comerciales nos meten por todos lados, día a día.

La juventud tiene sus pros y sus contras como cualquier otra edad. Si dejáramos de pretender que son los más jóvenes la esperanza de este continente, tal vez podríamos pasar la página y ponernos a platicar con seriedad sobre los grandes males que nos agobian.

Quiero terminar esta carnicería con esta joya que termina de embellecer la corona: “No me pregunte de teorías políticas o ideológicas, ni trate de razonar conmigo con argumentos lógicos…”.

Estoy seguro que a ninguno de los lectores que tuvo el estómago para llegar hasta esta parte se le podría ocurrir darle argumentos lógicos a esta creatura del Señor. Es simplemente imposible.

Aquí lo peor: esta escritora no está sola. Sus ideas relajadas y bastante patéticas representan a todo un conjunto de niñatos bonitos que crecieron imaginando que el mundo les debía pleitesía y que los problemas políticos se terminaban con un berrinche.

En fin.

VoxBox.-

Previous ArticleNext Article

1 Comment

  1. Profe. Leí el artículo de marras…Me pareció una descarga emocional un tanto ingenua, sí. Quizás en vez de ironizar sobre lo escrito sería bueno recomendarle algo práctico para orientar su formación política. LXs “milenials” no son todos idiotas desinformados. salú!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *