Opinión

Dejen a sus hijos jugar la Ballena Azul

El juego de la Ballena Azul. VoxBox.

Para quienes no sepan de qué va esto, es un juego que se llama Ballena Azul y es un juego macabro del que los medios han estado hablando mucho.

Opinión.- Para quienes no sepan de qué va esto, es un juego que se llama Ballena Azul y funciona más o menos así: los jugadores se concentran en comunidades en Facebook que usan nombres como “La ballena azul” o “Ballena Azul”. La idea es que te dan una lista de 50 retos que deberás cumplir en 50 días y el último reto es que te suicides.

Antes de continuar con mi perorata, debería aquí agregar que no deberías ser tan ingenuo: por estos días ha circulado la noticia de que hay un adolescente muerto por ese juego. Lamento decirte que no es cierto. Simplemente no se ha podido probar de manera concluyente que el juego haya llevado al suicidio a ningún adolescente.

Este “juego macabro” tiene su origen en un artículo sensacionalista publicado en el diario ruso Novaya Gazeta, que aseguró que más de 130 adolescentes rusos se habían suicidado tras seguir las instrucciones de la Ballena Azul en la red social rusa Vkontakte (el Facebook ruso).

Pero solo bastaron algunas investigaciones posteriores para desmentir los argumentos del artículo y, de hecho, sus autores fueron sancionados por malas prácticas. Los suicidios sí fueron verdad, pero no se puede establecer una relación causal entre el juego y eso.

Las alertas se encendieron en redes sociales y los medios hicieron un gran escándalo para que los padres controlaran mejor lo que sus pequeñines ven y hacen.

Pero dejando de lado la veracidad de esas noticias, yo les traigo una mejor solución, padres: dejen que sus hijos participen en tan edificante juego.

¿Por qué?

Para comenzar, porque si sus hijos tienen la necesidad de participar en ese tipo de actividades es porque ustedes de seguro han fracasado de forma sistemática en su labor como padres.

Y ya no cuente más. Si esa razón no le parece lo suficiente poderosa, usted está terriblemente desubicado.

Pero por si lo necesita, aquí otra perspectiva: si su hijo está tan falto de atención como para desear un suicidio tan banal como ese, debería al menos poder conseguirlo.

El suicidio es una de las pocas cosas sagradas a la que los humanos podemos aspirar. Es una forma de renuncia primitiva y superior que no debería tener nunca connotaciones negativas ni estar moralmente vedado. El suicidio es un patrimonio nuestro y como tal deberíamos saberlo utilizar, y enseñar eso a nuestros hijos debería ser parte de nosotros.

Y no se trata de una apología a la muerte, sino de un derecho elemental: poder decidir sobre nuestra vida hasta las últimas consecuencias.

Así que yo los exhorto a que dejen a sus hijos consumir lo que quieran, no les impidan nada. De todas formas, ya ha quedado patente su mala paternidad.

Retos de la Ballena Azul.
Retos de la Ballena Azul.

VoxBox.-

Previous ArticleNext Article

1 Comment

  1. Me pareces que eres una persona muy trastornada. Definitivamente necesitas ayuda. El solo hecho de justificar el juego o tan siquiera establecer argumentos tan asquerosamente rebuscados dejan mucho que desear. Posiblemente, eres parte del grupo que diseño este juego tan vil y macabro, y posiblemente te deleitas viendo videos e imagenes de pobres jóvenes que piden ayuda a gritos pero que por abusadores y psicópatas como tú no la consiguen.
    Entoces, ¡Piensa bien lo que haces! lo que hayas sufrido en tu infancia no te da el derecho de recrearlo con otras personas. No empujes a las personas a matarse, este artículo que escribiste es enfermizo, y parece tener esa intención.
    Te invito a la reflexión, el ser humano está lleno de fortalezas y maravillas. Cada persona es única y por ello tiene el derecho y el deber de existir, así como también de aportar a la historia y el desarrollo de la humanidad.
    ¡Feliz día! ¡La vida es maravillosa!

    ¡NO JUEGUES ESA PORQUERÍA!
    para quién lea esto: TU VIDA VALE Y SIEMPRE TENDRÁ SENTIDO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *