Detalles

Aprenda a insultar con propiedad con este curioso diccionario

Detalles.- El insulto es una forma de arte, algunos dirían que incluso poética: no reconoce sexo, edad, raza ni religión. Se trata solo de insultar, sin mayores reparos. A veces los insultos pueden ser muy graves y a veces muy graciosos —en casos excepcionales puede ser ambas al mismo tiempo—, pero nadie nos enseña a hacerlo: lo aprendemos por nuestra cuenta.

Por esa razón presentaron en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara el diccionario Para insultar con propiedad, una bella antología de más de 2,000 entradas que pretende acercar a los lectores a ese sutil y menospreciado arte.

“Ya sea para sacarte de un apuro ―o meterte―, es altamente recomendable que escuches cómo se puede insultar con elegancia —más allá del tan manoseado ‘¡Chinga tu madre!’”, añaden los editores.

Cada entrada incluye una descripción clara y ejemplos de uso.

Por ejemplo, abandonista: “Persona que apoya o pertenece a la tendencia de abandonar algo que posee, o que le corresponde. Mi padre es un abandonista: se fue por cigarros y nunca volvió”.

Achonado: “Dicho de alguien que es atontado, indiscreto, hablador. ¿Por qué le comentaste a ese achonado de nuestro proyecto? Ahora lo va a estar difundiendo con medio mundo”.

Una liebre no es precisamente el animal ágil y de orejas largas que te imaginas:

Liebre: “Hombre tímido y cobarde. Te van a seguir buleando si no los enfrentas. ¡No seas liebre, José!”.

No, aplanacalles tampoco es una máquina: “Persona ociosa que anda continuamente”.

Y a un entrometido le puedes llamar zampalimones: “Nada más vienes a eso, zampalimones, a meter tu cuchara en asuntos ajenos”.

“En Algarabía escribimos de lo que todo el mundo habla pero nadie escribe”, dijo María del Pilar Oca, directora de la editorial Algarabía, en el programa de radio de la editorial. “Lo que lo hace un diccionario rico es que tomamos términos de las abuelas, de muchos diccionarios, términos que ya pensábamos que estaban en desuso”.

El libro ya está disponible en librerías de México y está a la venta en Amazon.

Así que la próxima vez que quieras llamar tonto a alguien, no uses esa palabra. Puedes decir zorimbo o zuate.

VoxBox.-

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *