Noticias

Testimonio de los últimos minutos en avión que iba a Colombia

Se ha dado a conocer el testimonio que se ha hecho viral en redes sociales. El testimonio es de un piloto de Avianca que escuchó en los últimos minutos en los que el avión de la compañía Lamia en el cual iban lo jugadores del equipo brasileño Chapecoense.

El avión en el cual iba Juan Sebastián Upegui como copiloto del vuelo Aviana 9253, estaba sobrevolando Medellín al mismo momento en que lo hacía el avión del equipo de fútbol. En esos momentos de tortura y desesperación, el copiloto escuchó el diálogo entre la cabina y la torre de control.  El avión se declaró en emergencia pocos minutos antes de estrellarse.

La conversación fue narrada así:

¡Procedan al localizador! ¡Informe el problema que tiene!

– ¡No! ¡Ahora tenemos falla total eléctrica! ¡Tenemos falla total eléctrica! ¡Vectores para proceder a la pista!

– ¡Ahora no lo tengo en contacto radar… no lo tengo en contacto radar!

– ¡Ayuda! ¡Vectores para proceder a la pista!

“Me acuerdo que estaba en la mesa haciendo fuerza diciendo: ‘¡Hágale, hágale, lleguen, lleguen, lleguen!’, y el piloto gritaba ‘¡Vectores!’… y ahí se paró la cosa”, relató el piloto. “Y la controladora… ‘¡tatata, responda, tatata responda!, y se le quebró la voz y se puso super mal, nosotros nos pusimos a llorar en el avión”, contó el testigo, quien vio cómo se precipitó a tierra.

En otra fuente se ha dado a conocer el siguiente audio que es directamente sacado de la torre de control, justo antes del accidente del Lamia en suelo colombiano.

Previous ArticleNext Article

1 Comment

  1. Dios. no puedo creer que en pleno siglo xxi. sucedan estas cosas , irresponsables. Poner en peligro la vida de seres con una vida por delante, jovenes utiles. De quien es la responsabilidad. No puede ser Es que no hay supervision , es que la gente hace lo que le da la gana. Es que un avion despega sin combustible asi . como asi . Que es esO dios mio. QUE TRISTEZA, QUE DOLOR. increible pero cierto. Asi es . Con la moderna tecnologia, esto sucede.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *